Hire
Writers
Editors
Home Tour About Read What's New Help Forums Join
My Account Login
Shop
Save
Support
E
Book
Store
Learn
About
Jesus
  

Win A Publishing Package HERE            

The HOME for Christian writers! The Home for Christian Writers!



 
Healing PLEASE ENCOURAGE THE AUTHOR BY COMMENTING

  LEAVE COMMENT ON ARTICLE   SEND A PRIVATE MESSAGE
  HIRE THIS WRITER
REPORT ARTICLE

 TRACK THIS AUTHOR ADD TO MY FAVORITES
corner
What's New
 
corner
 
Crecimiento personal y Autoestima (parte 1)
by Patricia Fernandez
12/03/03
Free to Share


  Mail
 





Crecimiento Personal y Autoestima
Parte 1

Patricia Fernández Mújica es Psicólogo Educativo especialista en Orientación Familiar y Psicología Clínica.
Contactar solo por este Email: info@psicologiacristiana.com


“Jehová me llamó desde el vientre, desde las entrañas de mi madre tuvo mi
nombre por memoria...y me dijo: Mi siervo eres...en ti me gloriaré” Isaías 49:1b,3)

Por dondequiera encontramos artículos de revista, libros, programas de televisión, grupos de apoyo que ofrecen ayudarnos a mejorar como personas. Lamentablemente muchos de ellos se quedan cortos en su oferta.

Preguntas para reflexión:
¿Cómo te ves? ¿Qué valoras de ti y de tu vida? ¿Hay algo en tu vida que te impide disfrutar de una sana auto estima?

Vamos a estar hablando del valor que tenemos para Dios, quienes somos para El y como podemos experimentar la verdadera libertad en Cristo que se refleje en una vida abundante.

¿Quiénes somos si estamos en Cristo?

Cuando Dios creó al hombre y a la mujer los hizo a Su imagen y semejanza (Gen. 1:26-27) gozaban de un adecuado sentido de pertenencia, de seguridad y de propósito porque tenían una estrecha relación con Dios. La comunicación estaba abierta y conocían la voluntad de Dios. Pero cuando decidieron pecar, al desobedecer a Dios (Gen. 3), cayeron del estado de gracia en el cual estaban, sufriendo así las consecuencias de la perdida de comunicación y relación con Dios.

Como consecuencia de la caída, toda la humanidad comenzó a experimentar muerte física y espiritual, pensamientos y emociones negativas (miedo, ira, resentimiento, envidia), enfermedades mentales y físicas. Nuestra voluntad se debilitó cuando Dios dejó de ser el Señor en la vida de Adán y Eva, el hombre quedó esclavo del pecado y pasó a estar dominado por el egocentrismo y el amor por las cosas de este mundo (Salmo 53:2-3, Rom. 3:23, 1 Juan 1:8). La pérdida de relación y del conocimiento de Dios nos llevó a distorsionar la realidad y a confundir nuestro propósito vital. Dejamos de reflejar la imagen de Dios y pasamos a reflejar la nuestra deteriorada a causa del pecado.

Los atributos se vuelven necesidades

Una consecuencia de la muerte espiritual y la falta de relación con Dios es que los atributos gloriosos, que Dios había dado al ser humano en el Edén, se convierten en necesidades vitales que tratamos de satisfacer a toda costa.

-Antes erramos Aceptos y nos sentíamos amados, ahora nos sentimos rechazados: tenemos la necesidad de sentirnos amados y aceptados, de pertenencia. El pecado trajo conflicto en las relaciones humanas, vemos ya a Caín matando a Abel.

-La inocencia se tornó en vergüenza y culpabilidad, así que tenemos la necesidad de reestablecer un sentir de valor propio y pureza. Una mala imagen de sí mismo y la desvalorización han sido producto del pecado. El valor propio no debe depender de cuan ricos, inteligentes o buen físico que tengamos, todo esto lo podemos perder en un momento. El valor propio es un asunto de identidad, de ser hija de Dios y saberme perdonada y santificada (2 Tim. 1:12; Gal. 4:7).

-La autoridad con la cual había sido investido el ser humano antes de la caída fue reemplazada por debilidad e impotencia. Lucha por el poder y el control. Creemos que somos dueños de la vida. El alma fue hecha para funcionar sirviendo a Dios. Su deseo es restaurar nuestra autoridad, que seamos colaboradores de El y que gocemos de un sano concepto de nosotros mismos (Romanos 12:3; Filipenses 2:3-11)

No lo olvidemos la rebeldía y la conducta pecaminosa es un intento equivocado de búsqueda de identidad y de suplir las necesidades básicas del ser humano (Colosenses 2:8-10)

Dios es el punto de referencia de la Verdad no el hombre.
Una identidad clara es clave para el Crecimiento personal

El sentido de identidad de una persona y el grado en el cual está su relación con Dios se va a reflejar en su crecimiento personal y autoestima. No podemos tener una sana autoestima sin crecimiento y viceversa, están interrelacionadas. Ser cristianos no es tan solo recibir perdón y vida eterna, es cuestión de andar como hijos de Dios. Nuestro sentido de identidad influye en nuestros pensamientos, lo que decimos y hacemos (Efes. 2:10; 1 Tim. 4:12) La Palabra del Señor nos dice que cuando le conocemos somos hechas nuevas criaturas, el pasado queda atrás y todo es hecho nuevo (2 Corintios 5:17) Es increíble que recibamos una segunda oportunidad de iniciar una nueva vida al conocerle.

Nosotros debemos ser como un espejo que refleje la imagen de Dios. Pero, ¿Verdad que a veces esa reflexión es borrosa? Es como cuando nos vemos en esos espejos que encontramos en las ferias, que deforman nuestra imagen y nos hacen lucir bajitas, gordas o muy flacas. Así pasa en nuestras relaciones con las demás personas, comenzando con nuestros padres y familiares, que contribuyeron con los mensajes que nos dieron por medio de sus opiniones, actitudes y conducta a moldear nuestra imagen.
Los psicólogos concuerdan en que la identidad y sentido de auto estimación se desarrollan principalmente en los primeros años de vida. La Biblia también enfatiza en la importancia de la infancia (Prov. 22:6; Efes. 4:14; 1 Pedro 2:2) Producto de la interacción con el mundo, las relaciones, las experiencias vividas se conformó nuestro ser, nuestra identidad y autoestima. Esto refleja el cómo hoy día respondo a la vida, con pesimismo o esperanza, con resentimiento o perdón, con temor o con valentía, con ansiedad o con paz, con soberbia o con humildad.

Muchos creyentes lamentablemente se encuentran estancados en su proceso de crecimiento, aún con autoestimas dañadas por las experiencias pasadas, no viviendo a la altura del potencial que tienen. Buscan equivocadamente madurar sin tener que obedecer y depender de Dios (1 Cor. 3:1-3) Personas ya adultas, atrapados y cautivos en sus hábitos, creencias equivocadas, frustraciones y temores. Ansiosos, tristes, sin paz. No por nada los trastornos de ansiedad y la depresión son dos de los grandes problemas de salud pública que enfrenta la sociedad.

Es imposible para nosotros comprender la razón de todas las actitudes y acciones de aquellos que nos han herido o que no han cumplido las expectativas que teníamos de ellos. Quizá no pudieron darnos el amor, seguridad, respeto y aliento que necesitábamos. Quizá no recibimos el amor, respeto y seguridad que necesitábamos para un desarrollo sano de nuestra autoestima. No podemos seguir esclavos a nuestro pasado, a lo que sufrimos, a lo que nos hicieron y tomando eso como excusa para no perdonar y seguir adelante. Debemos madurar. Si estamos en Cristo ya a nadie conocemos según la carne (1 Cor. 5:16,17) Ahora conocemos a nuestros padres, hermanos, inclusive a los que nos han hecho daño a través de nuestra relación con Cristo, de su amor y perdón. Ser santificadas, no es otra cosa que ser apartadas para Dios, para crecer y glorificarle a El con nuestro espíritu, alma y cuerpo (1 Tesal. 5: 23)

Al entregar nuestra vida a Cristo acontece algo maravilloso, pasamos de muerte a vida. Pablo nos dice que el viejo hombre (nuestro ser antes de conocer al Señor) fue crucificado juntamente con Cristo, para que el pecado sea destruido y no seamos más esclavos a nuestra vieja vida, sino libres para tomar las decisiones y conductas correctas que nos ayuden a crecer y fomentar una sana autoestima en nosotros al agradar a Dios. Nuestro propósito es ser colaboradoras de Dios en reconciliar al mundo con Cristo. Esto lo llevamos a cabo a diario al servirle con todo lo que somos, decimos y hacemos como esposas, madres, ciudadanas, trabajadoras, profesionales, estudiantes, amigas.

Continuaremos en el próximo número con la parte 2: La Autoestima y Cómo ser lo máximo para Cristo.

-------
Patricia Fernández Mújica es Psicólogo Educativo especialista en Orientación Familiar y Psicología Clínica. Email: info@psicologiacristiana.com

Febrero 2003

NOTA:
Se puede imprimir, copiar y distribuir este documento sin costo alguno con propósitos educativos no lucrativos, respetando derechos de autor.
(Citar Autor: Patricia Fernandez M.)

If you died today, are you absolutely certain that you would go to heaven? You can be! TRUST JESUS NOW

Read more articles by Patricia Fernandez or search for articles on the same topic or others.


Read More - Free Reprints, Main Site Articles, Most Read Articles or highly acclaimed Challenge Articles. Read Great New Release Christian Books for FREE in our Free Reads for Reviews Program. Christian writers can JOIN US at FaithWriters for Free. Grow as a Writer and help spread the Gospel.


The opinions expressed by authors do not necessarily reflect the opinion of FaithWriters.com.

Hire a Christian Writer, Christian Writer Wanted, Christian Writer Needed, Christian Content Needed
Find a Christian Editor, Hire a Christian Editor, Christian Editor, Find a Christian Writer
 
corner
Corner
This article has been read 1869 times     < Previous | Next >


Member Comments
Member Date




TRUST JESUS TODAY














Free Audio Bible
500 Plus Languages
Faith Comes By Hearing.com